10 RAZONES POR LAS QUE MERECE LA PENA IMPLANTAR LA NIIC1

Atardecer

(Además de ser obligatorio..)

La calidad y la gestión son dos conceptos que se encuentran íntimamente relacionados e interconectados. Por lo tanto la norma recién publicada, sobre la que se ha concedido un plazo de casi dos años para su implantación, puede suponer una gran oportunidad para fortalecer y consolidar nuestros despachos de auditoría, sobre todo de los de pequeña dimensión.

En definitiva, las nuevas exigencias de calidad van a permitirnos optimizar y rentabilizar los despachos y firmas de auditoría.

1)      Rentabilidad del negocio: El concepto de calidad lejos de ser una exigencia externa, susceptible de revisión periódica y por lo tanto con un coste adicional a asumir, se ha de considerar como el medio más adecuado para el logro de una adecuada rentabilidad del despacho, y para alcanzar los niveles de eficiencia y control requerida.

2)      Filosofía del despacho: La calidad no es tanto un concepto abstracto de difícil concreción, sino que por el contrario, debe de impregnar todas y cada una de las actividades del despacho, desde la selección de personal, la ejecución de trabajos, la emisión y presentación de los informes, hasta los relacionados con la supervisión y control de los equipos profesionales

3)      Reflexión organizativa: La instauración de las nuevas políticas y procedimientos va a obligar a cuestionar todos nuestros métodos de trabajo, procedimientos, enfoque de negocio, dimensión y organización del despacho, provocando la supresión de viejos esquemas y su sustitución por otros más eficientes.

4)      Cambio de cultura: La implantación de la nueva normativa y lo que ello comporta, va a suponer un cambio de cultura en los despachos al primar la calidad sobre cualquier otra consideración. Para lograrlo, es imprescindible involucrar a todo el personal de la firma a fin de facilitar la asunción por éste de mayores responsabilidades derivadas de los nuevos requisitos de calidad.

5)      Menos incertidumbre: Se profesionalizarán muchas de las actuaciones y comportamientos en los despachos al aportar más rigor y cuidado en la ejecución y revisión de los encargos.

6)      Lo que es medible se puede mejorar: Es probable que en el proceso de revisión de los procedimientos internos se evidencie la falta de sistemas de medición de la gestión que exijan la adopción de adecuados y eficientes indicadores.

7)      Mejora en los procesos: La instauración paulatina de nuevos y más sofisticados sistemas de calidad permitirá mejorar de forma espectacular aspectos tales como, la planificación, la realización de pruebas, la obtención de evidencias y la supervisión de los trabajos, que aportarán una mayor confianza en la confección y emisión de informes.

8)      Motivación: La implantación y cumplimiento de unos más exigentes niveles de calidad y supervisión deberán formar parte de la evaluación del personal, lo que contribuirá a  incentivar y motivar su participación en el sistema de gestión y control de calidad.

9)      Actualización de las herramientas: Una revisión de los procesos de negocio de un despacho siempre pone en evidencia tareas y procesos poco eficaces que, si se dispusiera de las herramientas informáticas adecuadas, se podrían automatizar y racionalizar.

10)   Replanteamiento del negocio: Es posible que como consecuencia de las nuevas exigencias de calidad, muchos socios de despachos, se planteen cuestiones como las siguientes:

 

ü  ¿Conviene mantener a determinados clientes dada la responsabilidad asumida y/o la falta de rentabilidad?

ü  ¿Dispongo del personal adecuado en número y calidad para asumir los compromisos con la debida calidad?

ü  ¿Tengo claras las líneas de negocio?

ü  ¿Dispongo de las herramientas adecuadas para la eficiente ejecución de los trabajos?

ü  ¿Las funciones se encuentran debidamente repartidas entre el personal o, por el contrario, la mayoría recaen sobre mi persona?

ü  ¿El ambiente de trabajo es el más adecuado para el logro de los niveles de calidad exigidos por la normativa?

ü  ¿Debo de externalizar el control y seguimiento del sistema de calidad?

ü  ¿Conviene seguir solo o, por el contrario, he de buscar alianzas a través de redes profesionales?

 

Soy un firme convencido de las ventajas de la implantación de la NIC1, a pesar del gran esfuerzo que su puesta en marcha va a suponer en la gran mayoría de los despachos de auditoría. Proceso que ha de ser considerado como una gran oportunidad para organizar nuestros despachos y conferirles de los sistemas y procedimientos que mejoren la calidad y rentabilidad de los trabajos.

 

 

 

Posts recomendados