EMPIEZA UNA NUEVA EDICIÓN PARA LA REVISIÓN DEL CONTROL DE CALIDAD EN DESPACHOS Y FIRMAS DE AUDITORÍA

El pasado 22 de marzo el Instituto de Censores Jurados de Cuentas emitió la circular G03/2012 en la que informaba sobre el nuevo Convenio de colaboración suscrito con el ICAC para la campaña 2012 de revisión del control de calidad en despachos y firmas de auditoría.  Acuerdo logrado al amparo del artículo 74.1 del Reglamento que desarrolla el texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas (RLAC), aprobado por Real Decreto 1517/2011 de 31 de octubre y por el que, de forma similar a las revisiones efectuadas en los dos anteriores ejercicios, las corporaciones profesionales realizarán en los próximos meses el seguimiento de los sistemas de control de calidad interno implantado por los auditores.

De acuerdo con lo anterior, es posible que dentro de muy pocos días recibamos una comunicación informándonos de que hemos sido seleccionados para la realización de una revisión de nuestro sistema de control de calidad (en adelante SCC).

Pero…, ¿qué significa todo esto?, ¿qué nos van a pedir?, ¿qué debemos preparar?, ¿qué consecuencias puede tener?. Estas y otras son las preguntas que muchos se plantean respecto a la nueva fórmula utilizada por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) para regular la profesión mediante revisiones e inspecciones de los SCC de los despachos y firmas de auditoría.

En este artículo voy a intentar responder a algunas de estas cuestiones, bien entendido que mis comentarios lo son a título particular y que por tanto podrían ser perfectamente cuestionados. Mi intención no es otra que informar sobre el proceso de revisión basado en la experiencia de las pasadas ediciones 2010-2011.

¿A qué auditores afecta la política de revisión del ICAC?

De acuerdo con la legislación en vigor y la norma definitiva relativa al  control de calidad Interno (NICC1)en despachos y firmas de auditoría publicada el 26 de octubre de 2011, todos los auditores, con independencia de su dimensión, están sujetos al cumplimiento de dicha normativa,  por lo que tarde o temprano serán objeto de seguimiento por parte del ICAC.

La periodicidad de las revisiones será de tres años para las firmas que realicen auditorías en empresas de interés público (EIP) y de seis años para el resto.

Si he sido revisado el año pasado o el anterior, ¿puedo entrar en el bombo y ser nuevamente objeto de inspección?

Según la disposición transitoria quinta del RLAC la periodicidad de tres o seis años comentada, se empezará a contar a partir del siguiente año de la publicación del Reglamento, lo que supone que en principio todos los auditores entrarían en el bombo, incluidos los que ya pasaron por ese calvario. Sin embargo, y según se indica en la circular antes citada, el ICAC y a los únicos efectos de sorteo, parece que excluirá a aquellos que ya hayan sido revisados en las dos campañas anteriores.

¿Qué se pretende con estas revisiones?

Tal y como consta en el RLAC (art.28.1) el objetivo del seguimiento externo de los SCC de los auditores a realizar por el ICAC no es otro que el  de mejorar la calidad de los trabajos de auditoría.

¿Qué se revisa?, ¿cuál es el alcance de las revisiones?

Como indica la NICC1 el alcance de las revisiones es doble, por una parte verificar y validar  el funcionamiento de los sistemas de control de calidad y por otra comprobar su correcta aplicación en trabajos concretos de auditoría ya terminados.

De acuerdo con lo anterior, la revisión se concreta en:

Revisión del sistema

  • Verificación y revisión del contenido del manual de calidad interno que todo auditor ha de disponer.
  • Revisión del funcionamiento de determinadas políticas y procedimientos de control como por ejemplo, formación y evaluación del personal.

Inspección de encargos

  • Selección previa de tres trabajos [1]
  • Sobre los trabajos seleccionados se revisa el cumplimientos de los procedimientos de control de calidad interno instaurados por el auditor y que consten en su manual en determinadas áreas.

 

Es importante destacar que sobre los encargos seleccionados no se revisan todos los papeles de trabajo de la auditoría seleccionada, tal y como ocurría anteriormente en las inspecciones que realizaba el ICAC; por el contrario las comprobaciones se centran exclusivamente sobre las determinadas áreas que se determinen entre las cuales y a modo de ejemplo estarían las siguientes:

–    Existencias

–    Inmovilizado

–    Revisión de las cuentas anuales del cliente

–    Planificación

–    Circularización

–    Emisión del informe de auditoria

¿Quién realiza la revisión?

De forma similar a las ediciones anteriores, la visita será realizada por personal de las corporaciones debidamente autorizado, siendo posible la presencia de revisores del ICAC, lo cual ya se ha dado en algunos casos, y cuyo objetivo no es otro que el de recabar información directa sobre la situación y problemática de los sistemas de control de calidad en los despachos y firmas de auditoría.

Las comunicaciones relacionadas con la revisión, incluido el informe final con las conclusiones y recomendaciones, serán emitidas por dicho representante de la corporación.

¿Cómo y cuándo recibiremos el escrito informando del inicio del proceso de revisión?

Como se ha indicado, la corporación a la que pertenezca el auditor individual o la firma de auditoría enviará una carta[2] notificando que ha sido seleccionado para la revisión y por lo tanto que se inicia el proceso, con indicación de la fecha prevista para la visita, de la documentación que previamente se ha de aportar, los trabajos objeto de inspección y por último, las áreas a inspeccionar.

En cuanto a la fecha para la realización de los procesos de revisión mucho me temo que al igual que ocurriera en las ediciones anteriores, coincidirán con  la época de mayor trabajo, es decir durante el período de mayo a julio, lo cual creará serios problemas logísticos en los despachos y firmas afectadas.

¿Qué documentación previa nos pueden pedir?

La relación de la documentación que nos soliciten puede variar de una firma a otra, pero a tenor de las experiencias anteriores y del contenido de la circular comentada, se centrará en lo siguiente:

–    Manual o manuales de control de calidad implantados por el auditor, así como cualquier otra documentación relacionada, como por ejemplo, modelos, formularios, etc.

–    Copia del informe de auditoría y de las cuentas anuales de los encargos objeto de inspección.

–    Papeles de trabajo, numerados correlativamente, correspondientes a las áreas o aspectos revisados en los distintos trabajos objeto del control de calidad.

La documentación solicitada puede remitirse en formato PDF aunque este punto en las anteriores ediciones dependía del criterio del revisor. Espero que en ésta se pongan de acuerdo en cuanto al formato o soporte a utilizar.

¿Cómo se hace la revisión?

La revisión del sistema y la inspección de calidad sobre los trabajos seleccionados, se llevará a cabo mediante la utilización de cuestionarios especialmente diseñados para verificar el cumplimiento de las políticas y procedimientos instaurados por el auditor y aplicados por éste en la ejecución de los encargos de auditoría. En este sentido, es importante disponer de un manual conteniendo las políticas y procedimientos asumidos por la firma y cuyo cumplimiento ha de estar debidamente acreditado, bien en los papeles de trabajo o en otros registros de calidad.

Las conclusiones y los requerimientos de mejora que resulten de la revisión, serán remitidas al auditor para su conocimiento y presentación de las alegaciones que se considere conveniente formular. Terminado el proceso de resolución de alegaciones y dentro de los plazos previstos, la corporación enviará un escrito con las conclusiones y los requerimientos de mejora finales.

 ¿Qué tipo de infracciones pueden darse?

Según consta en el comunicado de colaboración remitido por el Instituto, el resultado de la revisión sólo puede ser Sin o Con Deficiencias:

Sin deficiencias

–     Cuando el sistema de control de calidad interno establecido por el auditor de cuentas o sociedad de auditoría es razonable y se ha aplicado adecuadamente en los trabajos revisados, sin que se hayan detectado deficiencias en los distintos aspectos previstos en el alcance del Convenio.

Con deficiencias

–     Cuando se han apreciado deficiencias en el sistema de control de calidad interno establecido por el auditor de cuentas o sociedad de auditoría, en aplicación de los procedimientos previstos en el mismo con relación a los trabajos de auditoría revisados y/o en los distintos aspectos previstos en el alcance del Convenio. Asimismo, el revisor deberá proponer los requerimientos provisionales de mejora para subsanar las deficiencias observadas.–     En todo caso, se considerará que se han apreciado deficiencias en el sistema de control de calidad interno establecido por el auditor, cuando el equipo de revisión constate hechos o circunstancias que afecten a la independencia del auditor de cuentas o sociedad de auditoría o carezca de los elementos necesarios para salvaguardar la independencia o que imposibiliten la realización de los objetivos del control de calidad por ausencia o falta sustancial de documentación evidenciadora de los sistemas de control de calidad en las áreas o aspectos revisados de los trabajos de auditoría seleccionados

 

El informe definitivo, conteniendo los resultados de la revisión y los requerimientos de mejora, serán remitido al ICAC.

La infracción podría calificarse como grave de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 34 ll del RLAC que considera como tal “la inexistencia o falta sustancial de aplicación de sistemas de control de calidad internos por parte de los auditores de cuentas o sociedades de auditoría“. Falta grave que podría suponer para el infractor, la eventual suspensión de la autorización y baja temporal por plazo de hasta dos años en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas o bien una multa por importe por un importe mínimo de 6.001 euros y máximo de 12.000 euros (art. 36).

Por último señalar que uno de los mayores riesgos a considerar en los procesos de revisión de los controles de calidad, que aunque afortunadamente no suele producirse, es la identificación de incumplimientos graves de las normas técnicas en la ejecución de los trabajos, lo que podría dar lugar a la apertura de un expediente de inspección técnica sobre el encargo de auditoría inspeccionado.

 



[1] Anteriormente el número de trabajos a inspeccionar oscilaba entre tres y seis y en algún caso hasta nueve. La base de selección de los encargos es la última relación remitida al ICAC con los trabajos realizados en el ejercicio anterior. De los seleccionados solicitarán los terminados a la fecha de la inspección. Caso de estar en proceso, se revisará el del ejercicio anterior. Lo que sí está claro es que los trabajos objeto de inspección han de estar terminados para ser objeto de inspección.

[2] Es posible que previamente se lleve a cabo una comunicación telefónica avisando al auditor del inicio del procedimiento e incluso estableciendo la fecha en la que será visitado. En esta primera comunicación no suele indicarse los trabajos a inspeccionar ni las áreas a revisar lo cual constará en el escrito que se le remitirá días más tarde.  Lo normal es que el primer aviso se realice cuatro semanas antes de la visita.

Posts recomendados
Comments
pingbacks / trackbacks
  • […] de la anunciada revisión de control de calidad (más información en el artículo de estebanuyarra.com), a realizar por las corporaciones profesionales sobre los sistemas de control interno de calidad […]

Deja un comentario