FECHA LÍMITE PARA LA PUESTA EN MARCHA DEL SISTEMA DE CONTROL DE CALIDAD INTERNO EN LOS DESPACHOS Y FIRMAS DE AUDITORIA

Vista del complejo Lowy en Manchester

Museo Lowry (Manchester)

 

Como ya es conocido por todos los profesionales de la auditoría de nuestro país, la “Norma de Control de Calidad Interno de los auditores de cuentas y sociedades de auditoría” emitida por el ICAC el pasado 22 de diciembre de 2010, establece en su disposición tercera que “Los auditores de cuentas y las sociedades de auditoría deberán haber implementado sistemas de control de calidad en cumplimiento de esta Norma de Control de Calidad Interno de los auditores de cuentas y sociedades de auditoría antes del 1 de octubre de 2012“.

Dicha fecha en principio no responde a ninguna razón en particular, salvo que se trate del cumpleaños de algún alto funcionario o la onomástica de no se sabe qué acontecimiento. Lo cierto es que nadie la ha cuestionado, tal vez por considerar que es todo un detalle y consideración por parte del ente regulador el conceder 649 días, equivalentes a un año y 284 días, para implantar una norma de enorme calado y complejidad, sobre todo para los pequeños y medianos despachos, ahora llamados de pequeña dimensión.

Si analizamos la fecha veremos que tiene muy pocas ventajas y muchos inconvenientes entre los que destacan los siguientes:

  1. La fecha coincide en muchos despachos de auditoría con el fin de las vacaciones estivales y el inicio de la nueva campaña. Como es habitual, estos primeros meses se destinan a “compilar” trabajos terminados antes del verano, así como realizar determinadas actividades formativas cuando no de selección o simplemente de planificación de los próximos trabajos. Por lo tanto, el conceder un sólo mes, el de setiembre, para consolidar el sistema de control de calidad interno (SCCI) tras el término de la campaña finalizada en julio, se me antoja del todo insuficiente.
  2. En relación con lo anterior, y si bien es cierto que el sistema de control de calidad interno (SCCI) deberá estar ya diseñado y casi implantado antes del mes de octubre, no parece lógico que para formar e informar a todo al personal implicado sobre los nuevos procedimientos, se pueda realizar en el mes escaso, setiembre, que tendríamos antes del “dead line” (1 de octubre) fijado por el regulador. El suponer que esta labor debiera haberse realizado antes del verano en plena “busy season”, no sólo es impensable sino que solamente cabría en la mente de quienes no tienen ni idea de la práctica profesional de los pequeños y medianos despachos.
  3. Es previsible que, al igual que ha ocurrido en el presente ejercicio, como lo fue en el precedente, el ICAC realice sus revisiones en despachos y firmas de auditoría a partir del mes de setiembre u octubre para su terminación a finales del mes de noviembre, lo cual daría lugar a una paradoja extraña, los que sean revisados antes del uno de octubre, fecha tope para la implantación del SCCI, estarían en mejores condiciones que aquellos otros que al ser revisados con posterioridad a dicha fecha deberán disponer del sistema totalmente implementado. Evidentemente, esta circunstancia carece de toda lógica.
  4. A todo lo anterior hay que unir el hecho de que la implantación de un SCCI tiene como finalidad el obtener una seguridad razonable de que los auditores cumplen con la normativa que les es de aplicación, cuando se desconoce si a la fecha tope antes citada se dispondrá del Reglamento que desarrolla la Ley de Auditoría de Cuentas, y si para entonces se inicia el proceso de adaptación de nuestras normas técnicas a las internacionales.

Por todo lo anterior, opino que si bien es de agradecer al regulador el plazo concedido para la puesta en marcha del sistema. la fecha del 1 de octubre del 2012 es absolutamente desafortunada . Fecha que debería trasladarse al 22 de diciembre del citado año, lo que supondría dos años desde su publicación, o bien la del 1 de enero del 2013. Las ventajas serían las siguientes:

1       Concedería más margen a los despachos para que durante el segundo semestre del 2012, puedan instaurar, formar, informar y aplicar de forma adecuada el SCCI.

2       El SCCI podría de esta forma ponerse en práctica de forma segura y ordenada en los trabajos que se inicien a finales del 2012, relativos a las cuentas anuales cerradas el 31 de diciembre del 2011.

3       Las revisiones que se hagan al amparo de los convenios de colaboración con las Corporaciones para la revisión de los sistemas de control de calidad de los despachos se harán al amparo de la norma pero sin la exigencia de su “apresurada” implantación.

Considero que dadas las circunstancias actuales y las dificultades por las que están atravesando muchos despachos pequeños y medianos, es del todo punto recomendable que el regulador considere, antes de emitir la norma definitiva, el trasladar la fecha para la puesta en marcha del sistema de control de calidad interno a finales de diciembre del 2012 o al 1 de enero del 2013.

 

Posts recomendados
Showing 5 comments
  • David
    Responder

    Muy necesario y cierto, nadie ha cuestionado la fecha!

  • Jaume
    Responder

    Una cosa es cierta, por la experiencia qeu he vivido, implantar el SCCI en el mes de septiembre de 2012 para que el 1 de octubre esté listo y operativo lo veo más que difícil… para el 1 de enero tal vez sería factible… en fin, como esto no tiene pinta de que vaya a cambiar… es necesario empezar ya mismo, que cuando llega el trabajo fuerte nadie está para muhcas reflexiones…

    • Esteban Uyarra
      Esteban Uyarra
      Responder

      Totalmente de acuerdo. Los plazos razonables para la puesta en marcha del sistema de control de calidad interno, requiere entre 6 y 12 meses como mínimo. Lo cierto es que la fecha propuesta no tiene sentido.

  • Vladimir
    Responder

    He oído que la fecha límite igual se retrasa al 1 de enero del 2013 ¿Es cierto?

    • Esteban Uyarra
      Esteban Uyarra
      Responder

      Efectivamente. Ayer en la presentación que D. Cándido Gutierrez Subdtor General del Departamento del ICAC tuvo en el Coleegi de Censors Jurats de Comptes de Catluña, comentó que en norma definitiva de Control de Calidad interno (NICC1) se fija como fecha tope para la puesta en marcha de la citada norma, el 1 de enero de 2013 en lugar del 1 de octubre 2012 que estaba prevista en el borrador publicado por el ICAC el pasado 22 de diciembre. Buena noticia que alivia, en parte, el agobio que en muchos despachos supone la implementación de una de fuerte calado y de una gran complejidad.

Deja un comentario