LAS NUEVAS NORMAS TECNICAS ADAPTADAS DE AUDITORIA INTRODUCCIÓN Y COMENTARIOS PREVIOS (1)

Mediante la Resolución del ICAC de 31 enero 2013 se someten a información pública las nuevas normas técnicas de auditoría para adaptarlas a las NIA, sobre la que tuve ocasión de comentar en un post anterior, supone un cambio radical del marco normativo a aplicar por los auditores españoles cuyo proceso de adaptación, tal y como a modo de conclusión señalaban los autores del artículo sobre “Todo lo que hay que saber de las Normas Internacionales de Auditoría” (Revista Contable nº3 de setiembre 2012),“requiere un esfuerzo adicional al que ya están realizando estos profesionales desde hace años”.

Con independencia de las similitudes entre la nueva normativa y la que va a ser derogada, el cambio va a suponer, tal y como tendré ocasión de comentar en sucesivas entregas en este blog, modificaciones importantes en cuanto a la metodología a aplicar y sobre las que los auditores hemos de empezar a prepararnos, con el consiguiente esfuerzo adicional sobre todo para las pequeñas y medianas firmas.

Mi primer contacto con las NIAS tuvo lugar en el Forum de Sitges celebrado en julio de 2010. Una de las ponencias, impartida por Jorge Herreros, versaba sobre la normativa internacional cuya implantación se preveía para el 2015, que junto a otra, dada en la misma sesión por Francisco Tusset sobre la norma de calidad ISQC1 (actual NICC1), despertaron mi interés por los inmediatos cambios normativos.

La impartición de ambas charlas dentro de la misma sesión me permitió ver la estrecha relación entre la norma de calidad y el resto del cuerpo normativo, NIAs. A partir de entonces, empecé a recopilar traducciones de las normas y a leer muchas de ellas  a fin de irme familiarizando con lo que más tarde se ha denominado tsunami normativo.

Otros compañeros también se animaron a esta aventura y desde aquí quiero hacer una especial mención a uno de ellos, Ignacio Aguilar con el tuve ocasión de coincidir en Sevilla quien además de estudiar las NIAs, escribió números posts sobre ellas y a los que me referiré en posteriores ocasiones.

La implantación de las nuevas NIAS supone la puesta de largo de la auditoria en España al equipararnos con nuestros colegas de otros países. Dichas normas deberían haberse implementado conjuntamente con la de calidad y no como ha ocurrido empezando por el tejado, NICC1, y luego seguir con los cimientos, NIAs; hecho que ya puse de manifiesto cuando en relación con la citada norma de calidad, señalaba:

La norma es inoportuna en cuanto que el marco legislativo y normativo está inmerso en un convulso proceso de cambio y adaptación a la normativa comunitaria, por lo que hubiera sido más práctico el esperar a terminar este proceso de armonización para, posteriormente, instaurar los sistemas de control de calidad.” (Partida Doble nº 232 Mayo 2011 “El control de calidad como elemento dinamizador de los pequeños y medianos despachos de auditoría”).

Efectivamente, y como tendremos ocasión de comentar, la nueva normativa va a obligar a cambiar el contenido de los recién estrenados manuales de calidad que muchos despachos acaban de implementar a partir de la fecha prevista del uno de enero del presente ejercicio 2013.

A modo de anticipo introductorio, adelanto algunas reflexiones sobre la nueva normativa:

–    Va a representar un cambio radical tanto por su formato como por la terminología usada, y que coincide con la utilizada en la ya conocida y trabajada norma NICC1 de calidad publicada el 26 de octubre de 2011.

–    La estructura de las nuevas normas puede resultar extraña, pero a medida que se avanza en su estudio se logra entender su lógica, lo que facilita su comprensión.

–    Las normas no sólo están redactadas en una terminología a la que no estamos habituados sino su contenido es mucho más abstracto que el de la actuales normas técnicas, aspecto que particularmente me inquieta dado el carácter generalista e impreciso de muchos de los nuevos requerimientos, que además de confundir a los profesionales, puede provocar una cierta indefensión frente a posibles y arbitrarias interpretaciones de los revisores e inspectores del ICAC, como ya tuve ocasión de predecir en uno de mis artículos relativos a la norma de control de calidad.

–    Las  nuevas normas suponen todo un cuerpo normativo completo que exige conocerlas, interpretarlas y  aplicarlas de forma integral. Es más, algunas de ellas no es posible entenderlas sin conocer otras normas interconectadas.

–    Estas normas, a diferencia de las actuales que eran prácticamente inmutables, están sujetas a permanentes cambios que nos obligará a estar atentos y a disponer con mecanismos adecuados para adaptar nuestros métodos de trabajo a las continuas modificaciones normativas.

–    La nueva normativa, salvo algunas excepciones que hacen referencia a la auditoria de entidades de pequeña dimensión, está principalmente dirigida a grandes empresas y corporaciones por lo que su aplicación a las pequeñas y medianas empresas va a entrañar importantes dificultades que requerirán, además del buen juicio del auditor, documentar adecuadamente los procedimientos de trabajo.

–    El hecho de que la nueva normativa se implante en bloque y de forma casi literal, exige que determinadas regulaciones exigidas por nuestra legislación, por ejemplo el Reglamento de Auditoría y otras disposiciones legislativas, deban tenerse en cuenta de forma adicional a las nuevas exigencias, lo que va a exigir de los profesionales un esfuerzo por integrar en un solo cuerpo, tanto las NIAs como el resto de la regulación aplicable.[1]

–    Un aspecto ya comentado en los foros y charlas en los que he participado, es el de la estrecha relación entre la norma de control de calidad NICC con algunas NIAS como la norma 210 sobre la carta de encargo, la fundamental 220 de control de calidad en la realización de los encargos y la 230 sobre la documentación de auditoría. Además, se ha de tener en cuenta que con la nueva Ley de Auditoria y el Reglamento que la desarrolla, los controles a realizar por el ICAC se centran primordialmente en la correcta aplicación por el auditor de su sistema de control de calidad interno, lo que exige que toda su metodología y la aplicación práctica de las nuevas normas técnicas pivoten sobre dicho sistema.

–    La obligación de aplicar la nueva normativa para los auditorias de las cuentas anuales que se inicien el 1 de enero de 2014, supone la necesidad de conocer, asimilar y adaptar nuestra metodología a las nuevas disposiciones de forma que para los trabajos preliminares que se realicen en los meses de septiembre u octubre del año que viene (2014), deberemos disponer y aplicar las nuevas normas, lo que significa que para entonces necesitaremos de un cuerpo de procedimientos operativos y de calidad adaptados al nuevo marco regulatorio.

–    Las corporaciones profesionales, de acuerdo con el compromiso asumido con el ICAC, han iniciado cursos de formación y divulgación de las nuevas normas, los cuales deberán complementarse con la lectura y estudio profundo de todas y cada una de las 33 nuevas normas, con lo que ello conlleva de especial dedicación en términos de horas.

–    En relación con lo anterior, aconsejo a los responsables de los despachos, tanto de dirección como y sobre todo técnicos a que establezcan un plan para la adaptación de las nuevas normas en los despachos y sobre todo para la formación de los equipos de trabajo. La función divulgativa de las corporaciones no exime de la obligación de los responsables y socios de los despachos de llevar a cabo el estudio, la adaptación y la posterior formación de su personal en relación con la nueva normativa.

En próximos artículos se abordarán diferentes aspectos relacionados con las nuevas normas técnicas, incluso se examinarán determinadas NIAs, siempre bajo su aplicabilidad en las pequeñas y medianas firmas de auditoría, remarcando los aspectos diferenciadores con la actual normativa y ofreciendo sugerencias para su puesta en marcha.

 

Acceso al texto completo de las nuevas Normas Técnicas en PDF



[1] En este sentido sería interesante que las Corporaciones Representativas de los auditores, acometieran la labor didáctica y práctica de aglutinar toda la regulación que a partir de la fecha de puesta en marcha de las NIAs, han de aplicar los profesionales de la auditoría en España.

Posts recomendados
Showing 2 comments
  • Ignacio Aguilar
    Responder

    Don Esteban!

    Qué alegría que me haya mencionado en su artículo! Muchísimas gracias! Cuando vengas por Sevilla nos tomamos otra cervecita…

    Un abrazo!

    • Esteban Uyarra
      Esteban Uyarra
      Responder

      Muchas gracias, Ignacio. Tomo nota de tu invitación. Estaré en Sevilla en dos semanas. Suerte.

Deja un comentario